Seleccionar página

¿Has probado la cerveza con sabores frutales?. Si eres amante de la cerveza de seguro has degustado una gran variedad. Una gran cantidad de personas han dedicado parte de su vida a ir fusionando la tradicional cerveza con especies o frutas. Y una de las mejores sin lugar a duda es la que se inventó con naranjas. Te invitamos a conocerla, luego de leer este post podrás decir “Así es una cerveza con naranja“. 

De la mano de uno de los fanáticos de este delicioso elixir se ideó una receta que usaba solo una malta y un tipo de lúpulo y era adecuada para enero porque podía tomarse a temperatura ambiente. Su creador Mark Jenkin oriundo de  Mighty Hop Brewery – Inglaterra, consiguió fusionar la piel de la naranja justo al final del hervor para que adquiriera un sabor más intenso. Y el resultado, fue una cerveza con naranja de muy alto nivel.

La ligereza con que cuenta esta cerveza es más una invitación a la frescura. Aunque todos los que la han probado dice que es especial para beber en la tranquilidad del hogar luego de las festividades decembrinas. Sin más preámbulos, vamos a conocer la receta de cerveza con naranja que te hará explotar los sentidos. 

Cerveza con naranja

Antes de iniciar, te recomendamos que tengas a la mano los siguientes instrumentos:  Un par de ollas grandes, un colador grande, un paño de tela suave, un balde especial para fermentación esterilizado, un termómetro de precisión y un hidrómetro.

Esta receta puede rendirte entre 10 y 11 litros. Así que puedes ir preparándola para compartir en familia o ir abriendo espacio para almacenarla para consumo personal. 

Ingredientes: 

  • 2 kg de malta triturada
  • 100 g de azúcar morena
  • 15g de lúpulo 
  • Ralladura de una naranja
  • 1 cucharadita de musgo irlandés/carragheen
  • 1 sobre de levadura 

Preparación:

  • Calienta en una olla 7 litros de agua a 76 ° C y luego apaga el fuego. Agrega la malta para hacer un “puré” que debería terminar alrededor de 66 ° C. Cubre para mantener el calor durante una hora y 15 minutos.
  • Mientras hace su parte la malta, calienta 12 litros de agua a 76 – 80C. Pasada la hora y 15 minutos colar el licor (mosto) en otra olla a través de un colador forrado con una tela (de muselina preferiblemente). 
  • Deja el colador en su lugar y luego, con una jarra de plástico, vierte lentamente los 12 litros de agua caliente a través de los granos para extraer los azúcares y sabores. La gravedad específica de una muestra enfriada debe ser de aproximadamente 1.038 eso lo mides con el hidrómetro.
  • Luego, lleva a ebullición el mosto y añadir 5 g de lúpulo y el azúcar. Hierve durante una hora y 15 minutos con la tapa puesta y luego añade otros 5g de lúpulo, la ralladura de naranja y el carragheen. 
  • Hierve durante otros 10 minutos antes de añadir el tercer y último 5 g de lúpulo. Y luego hervir durante cinco minutos y luego dejar reposar durante 40 minutos. Posteriormente cuela  los granos.
  • Lentamente, vierte el mosto a través de un colador fino esterilizado o una tela de muselina en el balde de fermentación que debe colocarse en un fregadero lleno de hielo y agua para asegurar un enfriamiento rápido. 
  • Verifica la gravedad específica nuevamente; debería ser aproximadamente 1.042. Cuando esté completamente frío añade la levadura y tapa. Mantén a 20 ° C durante cuatro días y asegúrate de que se haya formado una buena espuma después de un día más o menos. La gravedad específica en el quinto día debe ser de aproximadamente 1.007 y la espuma debe aclararse en su mayor parte.
  • Para culminar, coloca las cervezas en botellas fuertes con tapa abatible, agregando un cuarto de cucharadita de azúcar a cada botella para acondicionar la cerveza.

Muy importante, debe estar lista a los 10 días e intenta verter el líquido con el mayor cuidado posible para que evites acumular sedimentos en el fondo. Y así es que hace una cerveza con naranjas.