Seleccionar página

Hablar de cuál es la mejor naranja de España es una gran responsabilidad, debido a que las naranjas que se dan en nuestra tierra son de un sabor excepcional. Sin embargo, hay dos lugares que han dado mucho que hablar en los últimos años. Y se han convertido en las preferidas no sólo de los españoles sino de muchas personas alrededor del mundo.

Al elegir la mejor naranja de España, muchos tienen sentimientos encontrados. Porque depende de la zona donde has hecho vida que vas a preferir a la que se encuentra dentro de tu región. Por ejemplo, los habitantes de Valencia no dirán jamás que prefieren las naranjas de Málaga o viceversa. Aunque en este post trataremos de conocer porque ambas son tan especiales y porque son las mejores.

No obstante, no hay que restarle valor a ninguna de las marcas dado que son excelentes. La gran variedad de naranjas y la forma tan cuidadosa como tratan los cultivos colocan a las naranjas provenientes de España como las mejores del mundo. Acompáñanos a buscar cuál es la mejor.

Naranjas de Valencia

La forma en que cultivan las naranjas en Valencia es muy particular. Data de 1781, cuando se dieron los primeros huertos y desde allí se fue pasando la técnica de generación en generación. El sabor que tienen estas naranjas provienen de una combinación de la situación geográfica y la climatología.

De alguna forma, los agricultores valencianos han buscado la manera de mantener el ecosistema lo más natural posible. Alejados de químicos, contaminación y respetando el medio ambiente. Además, laboran bajo un estricto cronograma de siembra y recolección donde cada variedad tiene su tiempo y su momento para ser recolectadas.

Esto sin lugar a dudas garantiza que se conserve el sabor natural de la fruta y permite que el comensal disfrute en su estado más natural la fruta. De hecho, la excelencia en todos los procesos han hecho que estas naranjas sean galardonadas y reconocidas a nivel internacional.

Naranjas de Málaga

La provincia de Málaga produce durante todo el año más de 180.000 toneladas de cítricos. Siendo los más vendidos las naranjas, las mandarinas y los limones. Recorrer Málaga y no ver los huertos de naranja es casi imposible, dado que a lo largo de las carreteras se pueden ver los frondosos árboles.

Prácticamente están en toda la región, aunque se concentra la mayor parte en el llamado “triángulo”, formada por las poblaciones de Pizarra, Cártama y Álora. Las características climáticas de esta parte del país son únicas y eso se ha aprovechado al máximo durante décadas.

Los cultivadores más viejos aseguran que la posición del sol en Málaga aporta al fruto un azúcar diferente, casi envidiable. Mito o realidad, algo que no se puede pasar por alto es el perfume tan intenso que destilan los árboles y eso se siente durante toda la temporada.

Una de las principales ventajas de las naranjas de Málaga es que presenta una piel más fina que la valenciana y abrirla puede resultar un poco más fácil. Los malagueños han logrado ensayar nuevas variedades ideales para extraer zumos con un alto contenido de agua. Al mismo tiempo, tienen una variedad que se exporta para ser utilizada en postres o simplemente para comer con gajos.

Al igual, que otras regiones los agricultores apuestan en impulsar la ecología y se esmeran por el cuidado exhaustivo de cada detalle. Ya sea una naranja de Valencia o de Málaga ambas se pueden catalogar como la mejor naranja de España. No hay porque ponerle un título simplemente tenemos que estar orgullosos de que en España se encuentren las mejores.